DEBATES OPINIÓN Diario Río Negro: ¿Es posible cambiar la matriz productiva de Neuquén?

Juan Monteiro *

Dejar de depender de los hidrocarburos es una promesa añeja de la política. Aunque la provincia es capaz de desarrollar sectores alternativos al energético, la falta de infraestructura y de planificación mantiene el tema como un simple eslogan electoral.

Los neuquinos venimos escuchando desde hace años la promesa del cambio en la matriz productiva, que nos permitiría romper con la dependencia del sector hidrocarburífero.

Hasta ahora los datos nos demuestran que son solo promesas, pero la buena noticia es que la provincia en muchos aspectos tiene un potencial importante para desarrollar, solo hace falta que el gobierno provincial haga su parte.

Según datos del Mercado Concentrador de Neuquén en el 2017 se comercializaron 102.564.883 kg de productos frutihortícolas de los cuales solo 27.801.543 kg son de la región (Neuquén-Río Negro), esto equivale a un 27,10% del total de productos comercializados, es decir que hay un 72,89% (74.763.340 kg) que ingresa de diversas provincias y se comercializa en el Mercado Concentrador de Neuquén, siendo Mendoza la provincia con mayor participación en la comercialización de sus productos en nuestra zona, 43.182.906 kg (42,1%).

Como indican los números, hay una importante demanda que se podría satisfacer con producción local, que además permitiría generar valor agregado a los productos y nuevos puestos de trabajo de manera directa e indirecta.

En el sector ganadero pasa algo similar, en la provincia de Neuquén se consumen 33 millones de kilos de carne al año, que son aproximadamente 55 kilos por persona; de esa demanda solo el 20% se satisface con producción local.

En total el stock de ganado bovino del país es de 53.353.787 cabezas, mientras que en Neuquén, 196.037, un 0,37% del total país, estando por debajo en stock de provincias como Río Negro o Chubut.

Con la llegada de los feedlots se encontró una manera de mejorar los stock y la terminación de los animales, aunque se evidencia la falta de insumos, tales como alfalfa, y la posibilidad de recompra de terneros e infraestructura, lo cual merece un párrafo aparte.

La acuicultura es el cultivo de organismos acuáticos bajo condiciones controladas, e implica, además, la manipulación del ciclo de vida, en los sistemas de cultivo intensivos. Esta actividad productiva ha sido el sector de mayor crecimiento en la producción de alimento en el mundo en los últimos años.

El gobierno nacional reglamentó la ley de Acuicultura (decreto 692/17), en vigencia desde principios del 2016. La misma prevé extender la actividad acuícola a todo el territorio nacional, incentivando la investigación, la capacitación y brindando incentivos a los proyectos productivos.

En la provincia de Neuquén, la ley de Acuicultura (N° 3073) se aprobó durante el 2017 y prevé, al igual que la ley nacional, incentivos para el crecimiento y desarrollo de la actividad. Nuestra provincia se ha convertido en el mayor productor de truchas arcoíris con una producción aproximada de 1.200 t/año de un total de 3.700 t/año que se producen en nuestro país.

Es innegable que los ambientes naturales que presenta nuestra provincia, así como los recursos humanos, permitirán ampliar la producción y apuntar a convertir la acuicultura en una verdadera actividad productiva. La ley provincial aún no se ha reglamentado, o sea que los incentivos no se concretan.

Este cambio no solo se debe dar en lo estrictamente productivo, sino que debe venir acompañado de infraestructura de base para permitir su desarrollo.

La red provincial de mataderos es un ejemplo de acompañamiento del Estado, a medias, ya que la Provincia lleva invertidos más de 100 millones de pesos, según información oficial, y sus beneficios todavía no se visualizan por distintos motivos: gestión municipal inapropiada (Chos Malal), falta de insumos (Andacollo), localización inadecuada (Loncopué), etc.

El cambio es sólo una promesa. La buena noticia es que la provincia tiene potencial en varios sectores que sólo esperan ser capitalizados.

Respecto a la infraestructura vial, la provincia cuenta con aproximadamente 6.066 km totales de rutas y caminos, 1.395 km de caminos nacionales, en su mayoría pavimentados, y una red provincial de 4.671 km, de los cuales 1.008 están pavimentados, otros 1.660 mejorados y 2.003 de ripio.

El mal estado de las rutas provinciales en general perjudica no solo a la actividad de producción primaria que día a día debe recorrerlas para adquirir insumos y, que otro de los sectores que tiene gran potencial para desarrollar y que contribuiría a la diversificación de la matriz productiva.

Los primeros datos de este año brindados por la ministra de Turismo respecto al ingreso por esta actividad son muy alentadores: 554 millones de pesos (http// www.neuqueninforma.gob.ar/la-primeraquincena-turistica-dejo-ingresos-por-554-millones-de-pesos-en–neuquen/). En este sentido, igual de importante son los reclamos por el pésimo estado de las rutas de la provincia.

Lo presupuestado para el 2019 como regalías de gas, petróleo e hidroeléctricas es de $ 30.699,3 millones, que implica un aproximado de 110% más que el mismo ítem del año anterior.

Como indica el artículo 99º de la Constitución provincial, las regalías del petróleo, gas, carbón, energía hidrocarburífera y distintos minerales deben emplearse en la realización de obras productivas que constituyan beneficio permanente para la provincia.

Por lo dicho llego a la conclusión de que el cambio en la matriz productiva en nuestra provincia sigue siendo una promesa de campaña que enmascara la falta de intención de parte del Ejecutivo de diversificar la producción de la provincia.

La buena noticia es que la provincia tiene potencial en diversos rubros que esperan ser capitalizados por los neuquinos.

*Diputado Provincial neuquino por el bloque Nuevo Compromiso Neuquino (Cambiemos)

https://www.rionegro.com.ar/es-posible-cambiar-la-matriz-productiva-de-neuquen-968753/